Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

La muestra

22

Un pacto fáustico. El hombre que vendió su piel, tercer largometraje de la escritora y cineasta tunecina Kaouther Ben Hania ( Le Challat de Tunis, 2014; La belle et la meute, 2017), tiene como inspiración directa un hecho real. En 2008 la realizadora asistió a una exposición novedosa y perturbadora del artista conceptual belga Wim Delvoye, especializado en tatuar la piel de cerdos y crear obras de arte a partir de excrementos. Esta figura controvertida del mundo artístico europeo convenció a Tim Steiner, propietario de una tienda de tatuajes en Zürich, a que se dejara tatuar sobre la espalda una escena de crucifixión para luego posar inmóvil exponiendo su dorso desnudo en diversas galerías de arte. El contrato estipulaba que después de la muerte del modelo, el trozo de piel tatuada le sería removida quirúrgicamente para enmarcarla y exponerla en un prestigioso museo en Bélgica.

DERECHOS DE AUTOR
Este contenido pertenece a su autor original y fue recopilado de la página:
https://www.jornada.com.mx/2021/11/14/opinion/a07o1esp?partner=rss

Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más