Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

Tu grupo sanguíneo podría no ser siempre el mismo

99

Nuestro grupo sanguíneo es una parte esencial de nosotros. Es importante que lo conozcamos de cara a posibles transfusiones. Si no se sabe y no hay tiempo de analizarlo se recurre a sangre 0-, por ser el donante universal. Pero a veces esto no es posible. Ahora bien, ¿debemos analizarlo cada cierto tiempo o el grupo sanguíneo no puede cambiar?

Lo normal es que no cambie. Tendremos toda la vida el mismo grupo sanguíneo. Sin embargo, hay situaciones específicas y muy raras en las que sí puede cambiar. Generalmente ocurre tras un trasplante de médula, o incluso de otros órganos, o después de una infección.

Cuando ocurre por una infección es totalmente transitorio. Después de un trasplante de médula, también puede haber cambios, pero el proceso es más lento. Vamos a ver qué es lo que pasa, pero para ello es necesario empezar por el principio. ¿Qué es el grupo sanguíneo? 

El sistema AB0

La sangre contiene glóbulos rojos adheridos a antígenos que varían mucho de unas personas a otras. Se conoce como antígeno a cualquier molécula específica que atraiga la atención del sistema inmunitario. En este caso, nuestro sistema inmunitario no suele atacar a nuestros propios antígenos; pero, si reconoce otros diferentes, interpreta que ha habido un ataque externo y se pone en marcha. Esos antígenos de los glóbulos rojos son los que determinan nuestro grupo sanguíneo.

Este puede medirse por distintos sistemas, aunque el más común es el AB0. En este hay cuatro opciones distintas: A, B, AB o 0. Se conoce como grupo sanguíneo A a las personas que tienen en la superficie de los glóbulos rojos un azúcar llamado N-acetilglucosamina. Los del grupo B tienen otro, denominado D-galactosa. Por otro lado, las personas con grupo AB tienen ambos azúcares y las de grupo 0 no tienen ninguno. Esos dos azúcares producen modificaciones específicas en un antígeno de superficie, llamado antígeno H, que es el que reconoce el sistema inmunitario. 

donación de sangre
Las muestras se almacenan en función de su grupo sanguíneo y Rh. Imagen: Ángela Bernardo

¿De dónde viene el grupo sanguíneo positivo o negativo?

Este término hace referencia al Rh. Se trata de una proteína que también está en los glóbulos rojos y genera mucha reactividad en el sistema inmunitario. Si está presente, tendremos a una persona con Rh + y si no lo está, alguien con Rh -.

Por lo tanto, por poner un ejemplo, un individuo que tenga en la superficie de sus glóbulos rojos el azúcar N-acetilglucosamina y la proteína Rh será A+. Alguien que no tenga ningún azúcar ni proteína será 0-. Estos son solo algunos ejemplos.

El raro caso del fenotipo Bombay

Existe también un grupo sanguíneo extremadamente raro, conocido como fenotipo Bombay, en el que no existe el antígeno H en la superficie de los glóbulos rojos. Por lo tanto, tengan el azúcar que tengan, no habrá ninguna modificación. No podría considerarse A o B. Y tampoco 0, ya que las personas con grupo 0 sí que tienen el antígeno H, la única diferencia es que no se modifica por la presencia de azúcares. 

Transfusiones según grupo sanguíneo

A la hora de hacer una transfusión de sangre es importante conocer el grupo sanguíneo del donante y el receptor, ya que el sistema inmunitario reaccionará contra cualquier antígeno que no reconozca. 

Por ejemplo, si alguien con grupo sanguíneo B recibe sangre de un A su sistema inmunitario lo rechazará. Tendría que recibir sangre de otro A o de un 0, ya que este último no tiene antígenos que puedan reconocerse. El Rh también es importante. Los Rh- son mejores donantes, ya que no hay ninguna proteína que pueda entrar en conflicto. Por eso, se considera que el donante universal es el 0-. Al contrario, el receptor universal es el AB+, ya que tiene todos los antígenos posibles y no hay nada que su sistema inmunitario pueda rechazar.

DERECHOS DE AUTOR
Esta información pertenece a su autor original y fue recopilada del sitio https://hipertextual.com/2024/07/grupo-sanguineo-puede-cambiar