Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

verifica: ¿es seguro el voto por correo en Alemania? | | 09.09.2021

53
¿Es el voto por correo más propenso al fraude?

No. Alemania cuenta con una infraestructura para el voto postal que se desarrolló a lo largo de la historia de este país. Cuando se solicitan papeletas de voto por correo, eso se registra en el padrón electoral a fin de evitar que un elector vote dos veces, una vez por correo y otra vez en la urna.

Al enviarse las boletas a una dirección de correo diferente a la de la vivienda del votante, se envía también una carta a la dirección postal que figura en el padrón electoral. De ese modo se informa al elector correspondiente, en caso de que se tratara de una solicitud falsa. Además, se garantiza el voto secreto porque se envían dos sobres diferentes.

El politólogo Daniel Hellmann piensa que el voto postal es “seguro”. “Es irrealmente difícil cometer fraude electoral por carta”, explica el investigador del Instituto de Investigación del Parlamentarismo, de la Universidad de Halle-Wittenberg, en entrevista con DW. Hay casos individuales, pero estructuralmente no se puede determinar una mayor susceptibilidad al fraude“.

El partido populista de extrema derecha Alternativa para Alemania (AfD), ha denunciado, sin embargo, repetidamente desde 2017 que los votos por correo fueron manipulados.

¿Hubo casos de fraude electoral?

Sí. A nivel municipal se han dado a conocer casos individuales, pero no hubo casos a nivel nacional o regional. Durante los comicios municipales de 2014 en Stendal, Sajonia-Anhalt, se detectaron boletas rellenadas por terceros. El fraude fue descubierto y un concejal de la Unión Demócrata Cristiana (CDU) fue condenado a dos años y medio de prisión por falsificación de documentos electorales.

También hubo manipulación de votos en Quakenbrück, Baja Sajonia, en las elecciones municipales de 2016. En un barrio con gran cantidad de migrantes, cuatro políticos del partido La Izquierda incitaron a votantes con pocos conocimientos de alemán a solicitar boletas. Los políticos las rellenaron en parte ellos mismos y también falsificaron las firmas. Dos años más tarde fueron condenados a penas de libertad condicional de un año y medio y siete años.

El porcentaje de votantes por correo desde 1957 hasta 2017 aumentó en Alemania un 23,7 por ciento.

¿Se vota por correo como consecuencia de la pandemia?

No. La afirmación de algunos críticos sobre que un cierre de la vida pública durante las elecciones generales en Alemania haría que más gente vote por correo, aumentando de ese modo la posibilidad de manipulación, es falsa.

En Alemania existe el voto postal desde 1957. Desde 2008, luego de una reforma legal, el voto por correo ya no debe justificarse. El porcentaje de votantes por correo aumenta constantemente desde hace 25 años. Durante las elecciones regionales en Renania-Palatinado, el 14 de marzo de 2021, ascendió incluso hasta un 66 por ciento. No se constataron manipulaciones. En la segunda vuelta de las elecciones municipales en Baviera, el 29 de marzo de 2020, se votó únicamente por correo debido a la pandemia de coronavirus. Para contar con una base legal, el Parlamento del estado de Baviera modificó la Ley bávara de Infecciones. La participación electoral aumentó de un 55 por ciento en 2014 a un 58 por ciento.

¿Se cuentan los votos postales también luego de las elecciones?

No. A diferencia de EE. UU., en Alemania los votos por correo deben haber llegado a los locales electorales hasta las 18:00 horas, cuando se cierran las elecciones. Se cuentan a mano junto con los votos de las urnas. El recuento, según la ley alemana, es público, y todos los ciudadanos tienen derecho a estar presentes durante el escrutinio.

Los candidatos a estas elecciones en Alemania: De izqda. a dcha.: Armin Laschet (CDU), Annalena Baerbock (Los Verdes) y Olaf Scholz (SPD).

Los candidatos a estas elecciones en Alemania: de izqda. a dcha.: Armin Laschet (CDU), Annalena Baerbock (Los Verdes) y Olaf Scholz (SPD).

¿Está garantizado el secreto de sufragio?

No. En Alemania el votante debe certificar ante las autoridades mediante una declaración jurada que ha cumplimentado personalmente la papeleta de voto adjunta. Pero, incluso si “se cumplen los requisitos legales”, dice el politólogo, “no hay seguridad al cien por ciento de que el voto sea secreto”.

“En contraposición con la votación en un local electoral, donde los fiscales de mesa vigilan que entre una sola persona a la cabina, en el voto por correo no se sabe si el elector colocó su papeleta en el sobre sin que nadie lo vea y sin ser visto por terceros”, indica.

El Tribunal Constitucional alemán se enfrentó varias veces a este problema. En su veredicto sobre la Aprobación del Voto Postal durante las elecciones europeas de 2009, los jueces señalaron que un aumento significativo del voto por correo podría estar en conflicto con el modelo constitucional de ejercer el voto en las urnas, que hace que la democracia representativa sea particularmente visible y tangible.

Finalmente, los jueces constitucionales, sin embargo, llegaron a la conclusión de que el voto postal cumple el objetivo de lograr la mayor participación electoral posible y, por lo tanto, es constitucional y no objetable.

El voto por correo permite a muchas personas con limitaciones físicas y móviles ejercer su derecho democrático al sufragio.

El voto por correo permite a muchas personas con limitaciones físicas y móviles ejercer su derecho democrático al sufragio.

¿Es el voto por correo más propenso a errores formales?

Sí, ya que el voto por correo es más complicado que el depositado en las urnas. Debido a los documentos que requiere además de la boleta, como el certificado de voto, las instrucciones y dos sobres que sirven para asegurar el sufragio, pueden producirse fallas. En un estudio, no publicado hasta el momento, al que tuvo acceso DW, el politólogo Dominic Nyhuis, de la Universidad de Carolina del Norte, EE. UU., comprobó que el número de votos impugnados podría ser más alto por esa razón.

Según la ley alemana, los documentos de voto por correo incompletos o no rellenados correctamente no se cuentan. Eso hace que esos votos se consideren como no emitidos.

“El fenómeno de votos por correo sin clasificar se subestima considerablemente en la estadística electoral”, concluye el analista, que examinó 68 papeletas en 31 ciudades de distrito entre 2009 y 2020.

De acuerdo con sus estimaciones, el porcentaje de votos por correo sin clasificar oscila entre un 3,2  y un 4 por ciento. Y dice que los votos postales sin escrutar  deberían ser registrados en la estadística electoral como votos no válidos.

En resumen:

El voto por correo es una alternativa para los votantes que no puedan acudir personalmente a las urnas el día de las elecciones. Garantiza flexibilidad y posibilita a las personas con limitaciones físicas y de movilidad que puedan participar en las elecciones, con lo que aumenta la participación electoral y la legitimación democrática. Durante la pandemia de coronavirus, el voto postal adquiere una especial importancia, ya que garantiza el ejercicio de derechos democráticos también con distanciamiento social y limitaciones de contacto.

Sin embargo, el voto por correo solo tiene sentido en países que cuenten con autoridades locales y un servicio postal en funcionamiento, ya que están asociados a una mayor carga de tareas administrativas. Se deben comparar las listas de votantes y los registros de votantes. Hasta ahora no hay pruebas suficientes para las acusaciones de los partidos populistas de derecha y extrema derecha, así como de sus miembros, de que los votos por correo representan una manipulación sistemática de las elecciones.

(cp/ms)

 

DERECHOS DE AUTOR
Esta información no pertenece a Noticias de hoy, pertenece a su autor original y fue recopilada del sitio https://www.dw.com/es/dw-verifica-%C2%BFes-seguro-el-voto-por-correo-en-alemania/a-59137061?maca=spa-rss-sp-top-547-rdf

Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más