Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

cuando los huesos fatigan y se rompen – – 03/04/2024

88

Las fracturas por sobrecarga pueden afectar a cualquiera que haga deporte. “Se presentan por igual en el deporte profesional y en el no profesional. Se trata de una sobrecarga relativa”, explica Karsten Hollander a DW.

Hollander es profesor de medicina deportiva en la facultad de medicina de Hamburgo y, desde enero, también es el médico jefe de la Asociación Alemana de Atletismo (DLV).

Un proceso gradual

Una fractura clásica se produce cuando una fuerza, por ejemplo, la de un golpe o una patada, actúa repentinamente sobre el hueso desde el exterior. Por otro lado, una fractura por fatiga es el resultado de un proceso gradual.

“El dolor suele estar presente al principio de la carrera y empeora así que no se puede correr hasta el final previsto”, explica Hollande, corredor de media distancia. ¨Esto es diferente de las lesiones tendinosas, por ejemplo, estas pueden no ser tan dolorosas después de la fase de calentamiento como lo eran al principio”.

Las principales zonas de riesgo al correr son la tibia y el pie. Si experimenta dolor sordo o tirante en esas zonas, debe consultarse a un médico. Los procedimientos de diagnóstico por imagen, como la resonancia magnética o la gammagrafía, proporcionarán entonces la certeza definitiva sobre si ha sufrido una fractura por fatiga.

Fracturas frecuentes en el atletismo

La fractura por estrés óseo puede darse, en principio, en cualquier tipo de deporte. Los huesos que corren mayor riesgo son los que están sometidos a una carga especial.

Sin embargo, la mayoría de las fracturas por estrés se registran en la práctica del atletismo. ” En Alemania, el running es un deporte muy popular, esto da lugar a un elevado número de casos¨ explica Hollander, médico de la asociación DLV.

Las mujeres deportistas corren más riesgo

Según los estudios, las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades de sufrir una fractura por estrés óseo que los hombres. Esto se debe a varias razones. En primer lugar, las mujeres suelen tener una menor densidad ósea y, en segundo lugar, distintos niveles hormonales. “Los estrógenos [hormonas sexuales femeninas] son importantes para el metabolismo óseo”, explica el médico deportivo Hollander. “El tipo de anticonceptivo también puede influir: ¿Hasta qué punto interfieren los preparados en el metabolismo?”, se pregunta el especialista. Por este motivo, los ginecólogos deportivos también forman parte ahora de la red médica de la DLV.

Imagen gammagráfica de una fractura por fatiga en la tibiaImagen gammagráfica de una fractura por fatiga en la tibiaImagen: James Cavallini/BSIP/picture alliance

A todo esto, hay que agregar que los trastornos alimentarios son más frecuentes entre las mujeres deportistas y esto aumenta el riesgo de fracturas por estrés.

El calcio es necesario, pero no en exceso

Para prevenir este tipo de fracturas, los deportistas deben asegurarse de que su organismo recibe un aporte suficiente de calcio y vitamina D. El calcio estabiliza los huesos, mientras que la vitamina D garantiza una mejor absorción del calcio por el organismo, así como su incorporación a los huesos.

“Los vegetarianos o veganos que utilizan sustitutos de la leche deben tener cuidado pues los hay con calcio y sin calcio”, señala Hollander. “También el exceso de calcio puede ser peligroso, ya que puede aumentar el riesgo de cálculos renales”.

Aumentar el entrenamiento lentamente

Dado que las fracturas por estrés son el resultado de la sobrecarga de los huesos, Hollander recomienda una gestión adecuada del entrenamiento: “No se debe aumentar la carga de trabajo en más de un 20% de una semana a otra. Esto se aplica a la distancia total recorrida por semana, la longitud de la carrera más larga, pero también a la intensidad y el alcance de los intervalos individuales de carrera.”

Las aplicaciones de fitness de tu smartphone o smartwatch pueden ayudarte a controlar tu esfuerzo. Un análisis biomecánico tampoco puede venir mal.

¿Y si se produce una fractura por fatiga? Entonces la máxima prioridad es proteger el hueso afectado. A diferencia de las fracturas “clásicas”, en las fracturas por sobrecarga las partes rotas del hueso rara vez se desplazan. Por tanto, no suele ser necesario inmovilizar el hueso con una placa o férula.

mw/elm

DERECHOS DE AUTOR
Esta información pertenece a su autor original y fue recopilada del sitio https://www.dw.com/es/fracturas-en-el-deporte-cuando-los-huesos-fatigan-y-se-rompen/a-68729558?maca=spa-rss-sp-top-547-rdf