Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

El ftbol como terapia contra el autismo: “Izan quera ser nal y ahora David Soria”

107

Hoy martes 2 de abril es el Día Mundial del autismo. Y el Getafe ha querido dar visibilidad a un grupo de niños autistas que han vivido una experiencia única durante el partido que se jugó en el Coliseum contra el Sevilla viviendo desde el césped y saltando al campo de la mano de los jugadores azulones. “Ha sido brutal, los niños están en una nube aún, ha sido increíble para los niños y para los padres”, nos cuenta Irene Moreno, madre de Izan, de 11 años, y miembro de la Asociación Afanya.

Los niños autistas vivieron un día inolvidable, primero siguiendo desde el césped el calentamiento antes del partido, luego saliendo de la mano de David Soria en el caso de Izan, de Juan Iglesias en el caso de Pablo (13 años) y en brazos de Maksimovic en el caso de Liam, el más pequeño con solo 4 años. Luego, siguieron desde la grada a su Geta que finalmente no pudo regalarles un triunfo como deseaban.

“Lo que más me gusta es el descanso porque los del autismo salimos en la pantalla hablando y estoy muy contento”, afirma Izan orgulloso, socio del Getafe desde hace dos temporadas y azulón empedernido. Su madre Irene nos cuenta el proceso: “Le costó mucho venir el primer partido. Yo estaba angustiada. No quería venir luego, pero le convencí y desde entonces no nos perdemos a nuestro Geta. Yo soy socia desde los 8 años y venir al Coliseum nos ayuda a crear ese vínculo con Izan. Disfrutamos muchísimo”.

¿En qué ayuda el fútbol a los niños autistas?

“El fútbol es muy enriquecedor. Les ayuda a sociabilizar con los amigos, hablan en el colegio del partido, de los jugadores… El Getafe, que es su equipo, le ayuda a conectar y aquí no hay discapacidad. Lo que pasó el sábado le hace estar aún en una nube. Dice Izan que es amigo de Soria -salió de su mano al campo y habló con él en el túnel de vestuarios- y, por eso, antes quería ser Enes Ünal por los goles y ahora quiere ser David Soria”.

Le costó mucho venir al primer partido, yo estaba angustiada, no quería venir luego, pero le convencí y desde entonces no nos perdemos a nuestro Geta

Tomás es el padre de Pablo, un niño de 13 años que no habla y que salió con Juan Iglesias al césped: “Es una emoción muy grande. Son niños especiales y descubren nuevas emociones, a ver cómo se lo toma. Pablete percibe esto por diez. Hay videos que te transmiten lo que ellos sienten y el campo de fútbol no es mejor lugar de tranquilidad, por lo que los cascos les ayudan mucho”. Iglesias le transmitió confianza, le tranquilizó y Pablo disfrutó mucho sintiéndose como un futbolista más de su equipo del alma de la mano del lateral azulón.

Lo de Nemanja Maksimovic con Liam fue magia pura. El pequeño seguidor del Geta, de tan solo 4 años, no se separa de su madre nunca. Y llegó llorando al Coliseum. Bajó al túnel de vestuarios, Maksimovic le abrazó, le dijo unas palabras durante 15 segundos, le tranquilizó y salió al terreno de juego tan campante en los brazos del serbio: “Fue increíble”, relatan los allí presentes.

“El Getafe se ha portado de maravilla, ha sido un trato espectacular, una experiencia única para los niños y los padres gracias al cariño del club y de los jugadores. Estamos muy agradecidos por este trato tan humano”, dice Irene representando a los padres de los niños autistas. “Es vitamina para nosotros porque tenemos momentos muy malos y cada pequeño paso es un triunfo”, añade.

Quiere ser futbolista, emular a sus ídolos y por eso son importantes estas vivencias. Le cuesta entender aspectos del fútbol, sabe lo que son los goles, pero no los fueras de juego

Izan, además de aficionado del Getafe, juega al fútbol: “Quiere ser futbolista, emular a sus ídolos y por eso son importantes estas vivencias. Le cuesta entender aspectos del fútbol, sabe lo que son los goles, pero no los fueras de juego o que hay que defender. Y es que para los niños autistas son complicados los deportes colectivos. Pero sin embargo memoriza los resultados, los nombres de los jugadores, los goleadores…”, afirma su madre Irene.

Pero no todo es sencillo en este proceso para los niños cuando van al estadio. Hay algo que les cuesta especialmente: “Cuando el Getafe pierde no lo entienden y les cuesta asimilarlo. Tenemos que trabajar este aspecto porque les afecta mucho y no entienden que el fútbol va de ganar y perder”.

Estadios con salas para niños autistas

En España se están empezando a crear salas en los estadios para aficionados con autismo. El Betis, referencia en la inclusión en LaLiga, y otros clubes de todo el mundo desarrollan espacios insonorizados en los estadios para seguidores con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

“Estos espacios ayudarían en todos los estadios de fútbol a integrar a niños con autismo y conectarlos con su equipo. No solo autistas, sino también sería bueno para los que tienen epilepsias, ansiedad o cualquier otro problema. Los padres disfrutamos mucho viéndoles en los estadios pero al principio son necesarios estas salas para ayudarles”, señala Irene, una de las madres de niños autistas que ha encontrado en el fútbol la mejor terapia para sus hijos.

El fútbol como fórmula para mejorar la vida de los niños, para conectarles con la sociedad, para generar un vínculo mayor con los padres, hermanos o amigos en el estadio… Izan, Pablo, Liam y otros muchos niños disfrutaron en el Coliseum en un entorno poco amable para los autistas como es un campo de fútbol, pero salieron con una sonrisa. Y eso para los niños y los padres es el mayor triunfo.



DERECHOS DE AUTOR
Esta información pertenece a su autor original y fue recopilada del sitio https://www.marca.com/futbol/getafe/2024/04/02/660ae42146163f82608b459c.html