Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

La muestra

40

Un autor camaleónico. Al realizador francés Christophe Honoré se le suele encasillar, con ligereza, en el género de la comedia romántica, a pesar de tener en su filmografía cintas tan duras como Mi madre (2004), con Isabelle Huppert, basada en un relato de Georges Bataille, o Vivir de prisa, amar despacio (2018), un drama sobre la imposibilidad de la realización amorosa entre un hombre mayor que vive con VIH, y un joven enamorado de él sin grandes esperanzas. En su cinta más reciente, La habitación 212 ( Chambre 212), de 2018, retoma el espíritu lúdico de una de sus películas más populares, la comedia musical Las canciones de París, de 2007, pero en lugar de melodías que cuentan historias de desencuentros amorosos, lo que aquí se presenta es la coreografía fantasiosa de un grupo de personajes masculinos, todos jóvenes, que como fantasmas del pasado de la protagonista Marie (Chiara Mastroianni), irrumpen en una habitación de hotel para recordarle, recriminarle, o agradecerle los malos o buenos tratos recibidos años por esta antigua amante promiscua cómodamente instalada hoy en la plenitud de sus cincuenta años.

DERECHOS DE AUTOR
Este contenido pertenece a su autor original y fue recopilado de la página:
https://www.jornada.com.mx/2021/11/13/opinion/a07o1esp?partner=rss

Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más