Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

Las oenegés prosiguen con la ayuda humanitaria en Afganistán | | 07.09.2021

45

La toma del poder por parte de los talibanes y el consiguiente colapso de las estructuras estatales, en la medida en que existían, ha empeorado la situación de emergencia general en Afganistán. Una prolongada sequía agrava la situación del país, que se enfrenta a una catástrofe humanitaria o ya está en mitad de ella, dice Simone Pott, responsable de prensa de la oenegé alemana “Welthungerhilfe”, a DW. “Más de la mitad de la población depende de la ayuda humanitaria, es decir, de alimentos, agua potable, atención médica y alojamiento”. Uno de cada tres afganos pasa hambre en este momento, según Pott.

La oenegé “Welthungerhilfe” lleva años trabajando en dos provincias del norte, Samangan y Jausjan, entre otras. Pott dice que la situación allí nunca ha sido buena. En los pueblos, hasta el 60 por ciento de las casas han sido destruidas o necesitan una reparación urgente. “Además, la mayoría de los habitantes no tienen acceso a agua potable”, dice. “Esto significa que la gente depende del suministro de agua o tiene que comprar agua de baja calidad que en realidad no es apta para beber”.

La difícil situación de las mujeres y los niños

Muchas mujeres viven solas con sus hijos, informa la portavoz de la oenegé. Los hombres, o bien han muerto, o viven como refugiados en países vecinos o están involucrados en combates. “Y, según lo que ordenen los talibanes, es difícil que estas mujeres salgan de casa. Muchas de ellas no saben cómo pagar la comida. Además, hemos comprobado que bastantes niños han sido abandonados por sus padres”.

Distribución de pan a la población en Kabul en mayo de 2020.

¿Cómo se puede ayudar bajo el régimen talibán? Pott dice que hay dificultades logísticas. “Un gran problema es el sistema bancario, que no funciona del todo en este momento. Por eso no podemos hacer ninguna transferencia por ahora. Pero dependemos de que funcione si queremos introducir suministros de ayuda en el país y pagar a los transportistas. Es un gran problema, especialmente en las zonas del este”.

Cooperación con restricciones

Además, están las reglas de los talibanes. Son muy diferentes. En Kabul, la situación es poco clara por el momento, el personal trabaja desde casa, cuenta Pott. “En el norte, los talibanes han enviado una carta a las organizaciones humanitarias. En ella, nos piden que continuemos nuestro trabajo. Lo hemos tomado como señal y estamos empezando de nuevo”. En cambio, en la provincia de Nangarhar, al este del país, los talibanes habrían dictado normas muy estrictas.

El radiólogo Naim Ziayee, que ejerce en Düsseldorf y es presidente de la asociación “Ayuda para los niños afganos”, dice que los talibanes no han causado problemas a su organización hasta ahora. “Tras una breve pausa, hace días que reabrimos nuestras clínicas y nuestra escuela”. Aunque los pacientes vuelven a acudir a recibir tratamiento, en general hay menos: “La gente tiene miedo por la situación de inseguridad”. Las escuelas también han abierto sus puertas, pero hay muchos menos alumnos. “El personal, en cambio, está presente.

Sequía en la provincia de Kandahar.

Sequía en la provincia de Kandahar.

“La situación incluso ha mejorado ligeramente”

Christian Kratzer, director ejecutivo de la sección alemana de la ONG “Médicos sin Fronteras”, afirma que su organización también continúa con sus proyectos. “Los pacientes siguen teniendo acceso a la atención médica. Todo nuestro personal puede venir a trabajar y ofrecer esta atención médica realmente vital”.

Los empleados no se verían perjudicados. “Por el contrario, hemos recibido peticiones de las autoridades locales para seguir trabajando. En algunas zonas donde antes no podíamos movernos con seguridad, ahora nos han invitado a entrar”, cuenta Kratzer. “A menudo nos resulta más fácil cuando solo un grupo controla un país o una región. Porque entonces también tenemos que hablar solo con una parte”.

A pesar del cambio de poder político en Afganistán, es importante calibrar la situación, asegura Naim Ziayee, de la asociación alemana “Ayuda para los niños afganos”. “Si sumamos todos los talibanes, llegamos a unas 200.000 personas. Pero la población afgana está formada por 35 millones de personas. No debemos castigarlas”.

(gg/ms)

DERECHOS DE AUTOR
Esta información no pertenece a Noticias de hoy, pertenece a su autor original y fue recopilada del sitio https://www.dw.com/es/las-oeneg%C3%A9s-prosiguen-con-la-ayuda-humanitaria-en-afganist%C3%A1n/a-59115454?maca=spa-rss-sp-top-547-rdf

Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más