Noticias de Hoy
Los mejores medios en uno solo

El estante de lo insólito

62

Mucho del heavy metal se compone de seguir la pauta de la tela negra, los estoperoles, los brazaletes, el fuego y el sonido ríspido, pegado a la sobrecarga, con el rugido imponente de una voz motora, con un bajo que no se resigna al papel secundario de otros géneros, con una guitarra que puede concentrar más golpes que la epopeya conjunta de decenas de tambores tribales. De todo eso sale una música que reta y provoca, que no deja quieto y que desde finales de los años 60 tiene a millones de seguidores en el mundo. Se considera que hay padres fundacionales innegables como Black Sabbath, Judas Priest, Motörhead y Led Zepellin, pero solo una banda se ha sostenido por más de cuatro décadas y, con una veteranía de vitalidad vampírica, ya que puso su más reciente disco Senjutsu (2021) como uno de los más sonados en el planeta… otra vez. Son británicos, una marca, un hechizo llamado Iron Maiden.

DERECHOS DE AUTOR
Este contenido pertenece a su autor original y fue recopilado de la página:
https://www.jornada.com.mx/2021/10/15/opinion/a12o1esp?partner=rss

Comentarios
Loading...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no participar si lo desea. Aceptar Leer más